Periplo | Eduardo Muñoz Betolaza
1661
single,single-portfolio_page,postid-1661,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.1,vc_responsive

Eduardo Muñoz Betolaza

eduardo-mun%cc%83oz

Eduardo Muñoz Betolaza, Biólogo Marino, enamorado del mar y también de la montaña, practicante activo del “viajar” como objetivo prioritario, es cofundador de la primera página web en español que trata sobre el uso del Packraft (www.planetapackraft.com), una nueva herramienta que amplía los límites de los viajes de compromiso, a la naturaleza más alejada, pura y desconocida.

 

Esta forma de viaje tuvo su origen en Alaska, Norteamérica, y de allí a España fue traído de la mano de Ivan Dominguez, cofundador y compañero, junto con el que empezó a desarrollarse una creciente marea de practicantes de los viajes de packraft sin precedente en el país.

 

Su primera experiencia remando por ríos fue atravesando Canadá por el río Yukon hasta la frontera de Alaska (800km) en una canoa doble a partir de la cual y ayudado por su Packraft no conoció un mapa de donde no sacara una senda por la que atravesar, por lagos, ríos o mar. De esta forma ha atravesado Escocia, parte de Finlandia e Islandia en expediciones en total autonomía a pie y en packraft, intentando siempre no tener contacto humano ni ayuda exterior. Busca seguir abriendo caminos por la naturaleza más limpia, no hollada con anterioridad o de ninguna presión humana.

 

Eduardo Muñoz natural de Bilbao, practica y adora las montañas de las que no puede separarse como forma de vida, iendo al monte a escalar en verano e invierno desde los 12 años, compaginándolo con su amor por el mar, como nadador, biólogo marino ó como buzo profesional, hasta llegar a su actuales actividades, los viajes y el packraft, en las que combina lo aprendido.
Viajero, ha estado en cuatro continentes por trabajo, deporte o turismo, y ha llevado a la práctica lo de que “más es menos”, haciendo caso de las corrientes “ultralights” para poder llevar en la mochila: comida, cocina, refugio, abrigo y embarcación.