El artista urbano vigués Liqen (de «liquen»: organismo que surge de la simbiosis entre hongos y algas unicelulares), considerado entre los diez mejores grafiteros del mundo, centra su interés en la existencia y la vida humana observada como un misterio. El arte, asociado ancestralmente a la magia, es el encargado de mantener viva la llama de ese misterio. mantiene viva la llama de ese misterio, percibiendo, digiriendo y transformándolo en sus piezas que se dejan ver por todo el mundo. Sus obras reflejan este interés por la biología y por las criaturas ínfimas, sobrevivientes de miles de años de evolución. En un mundo dominado por la ineptitud política y los intereses monetarios globalizadores, Liqen navega en dirección contraria.

 

Página web: http://liqen.org/