Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ofrecen el mejor soporte para los nuevos cronistas viajeros: la inmediatez, la capacidad para transmitir el testimonio viajero en soportes diversos, tanto de texto como de fotos, archivos de video y de audio, o elementos más sofisticados cuanto más interactivos, las redes sociales, los blogs, y otras oportunidades que ofrece Internet habrían hecho las delicias de los antiguos cronistas. Hoy, la técnica se pone al servicio del testimonio para continuar acercando al público general lugares y realidades culturales actuales a través de los pasos de los más intrépidos y aventureros.